El Maní como alimento

El maní no es un oleaginoso. Botánicamente es una legumbre, pero en el marco del comercio internacional está inscripto en el capítulo de las nueces o frutos secos, como las almendras, avellanas, pistachos, macadamias, castañas, etc..  Asimismo, cabe destacar que el Maní Confitería no es un commodity como erróneamente suele considerarse, sino un producto alimentario elaborado, una manufactura de origen agrícola con un extraordinario componente de valor agregado.

 

La legislación alimentaria Europea tiene normas específicas para el maní, y lo designa con la palabra “groundnuts” (nuez del suelo). Las normas estadounidenses lo encuadran dentro del grupo de las “edible nuts” (nueces comestibles), y en el comercio internacional se lo denomina simplemente “peanuts” (nuez de chaucha).

 

El destino primordial del maní que produce Argentina es la industria de snacks y confituras. El consumo de maní y productos con maní es un hábito alimentario arraigado y tradicional en muchos países del mundo.

A diferencia de China, India, Nigeria, Brasil, Senegal y otros orígenes que producen maníes de calidad pobre, Argentina y los Estados Unidos compiten en el mercado del maní de alta calidad para consumo humano.

 

Aunque fronteras adentro de nuestro país es un dato que se ignora, maní Argentino es –tácitamente- una marca registrada que identifica a un producto apreciado y prestigioso entre los consumidores de snacks más exigentes del mundo.

Las propiedades nutricionales de las nueces y en particular del maní son ampliamente apreciadas por las poblaciones interesadas en los nuevos conceptos de alimentación sana.

 

Numerosos estudios científicos (Universidades de Harvard, Purdue, Auburn, Georgia, y Nacional de Córdoba, entre otras) han demostrado los notables beneficios para la salud derivados del consumo habitual de maní o manteca de maní.

 

Se ha comprobado que consumir regularmente estos alimentos en pequeñas porciones ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, litiasis, diabetes tipo 2, Alzheimer, sobrepeso y ciertos casos de cáncer, entre otras patologías; además, reduce el colesterol, y aporta energía, fibras, vitaminas y minerales en mayor proporción que la mayoría de los alimentos comunes de la dieta cotidiana. El maní y la manteca de maní contienen también una muy alta concentración de antioxidantes y tocoferoles, sustancias esenciales para el cuidado de la salud.

 

En 2006 y 2007, el Gobierno de Córdoba a través de Agencia Córdoba Turismo y Secretaría de Alimentos (Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentos), el Consorcio de Intendentes de la Región Manisera y la Cámara Argentina del Maní desarrollaron el Programa de Promoción de Consumo Interno de Maní para divulgar las bondades de este fruto seco, tanto a nivel nutricional como para la protección de la salud, e incentivar la incorporación de este producto a los hábitos alimentarios de los hogares argentinos.

Derechos Reservados © 2011 Fundación Maní Argentino www.fundacionmani.org.ar Powered by AyD Web Argentina